¡Oferta!

Terciopelo No Me Olvides Night

36,00  IVA Incluído x metro

el Terciopelo No Me Olvides Night es antimanchas. También es muy resistente al roce, con lo cual es perfecto para tapizado, confección de ropa y para complementos, además de dar un toque original y de elegancia a tu creación.

En 140 cm de ancho.

La tela se envía de una pieza.

Este diseño de Alejandra Aguilar Studio en exclusiva para La Tapicera, es un estampado de flores pero con ese toque particular que nos caracteriza.

metros
SKU: te-nomeolvidesnight-1 Categorías: , , , , ,

Descripción

el Terciopelo No Me Olvides Night es antimanchas. También es muy resistente al roce, con lo cual es perfecto para tapizado, confección de ropa y para complementos, además de dar un toque original y de elegancia a tu creación.

En 140 cm de ancho.

La tela se envía de una pieza.

Este diseño de Alejandra Aguilar Studio en exclusiva para La Tapicera, es un estampado de flores pero con ese toque particular que nos caracteriza.

En las páginas de los libros, las ilustraciones botánicas florecen como delicadas poesías. Cada trazo, meticuloso y preciso, revela un universo de vida en cada pétalo, hoja y raíz. Las acuarelas danzan con los colores del amanecer, capturando la esencia de las flores en su esplendor eterno. Las líneas elegantes dibujan un romance silencioso entre la naturaleza y el artista, un lenguaje sin palabras pero lleno de significado. En estas representaciones, las plantas se elevan como musas, sus formas curvas y detalles intrincados narran historias de crecimiento y transformación.

Cada ilustración es un testimonio de la magia oculta en los jardines secretos del mundo, un tributo a la diversidad de la flora que adorna nuestro planeta. Las ilustraciones botánicas nos invitan a perdernos en bosques de tinta y acuarela, explorar el misterio de cada flor que florece en la página. Cada tonalidad y sombra, cada línea que dibuja la silueta de una hoja, nos lleva a un viaje poético donde la naturaleza se convierte en arte, y el arte se convierte en un eco eterno de la belleza efímera de las plantas. En estas representaciones, encontramos la danza eterna entre lo tangible y lo efímero, donde la naturaleza se convierte en un poema visual que canta la melodía del universo.