Papel de Pared Salvador

90,00  IVA Incluído

Disponible para reserva

Dalí resulta un artista fascinante, su frescura, su espontaneidad, exhibicionista y a veces hasta un poco payaso. El se describía como metafísicamente monárquico. Otros lo definían como perverso, polimorfo, anarquista, surrealista, excelso, divino, déspota supremo que rompe con todo, poseído de un delirio furiosamente dionisíaco.

Gonzalo Muiño representa en esta composición al gran artista en muchas de sus facetas, incluso hace un guiño a algunas de las anécdotas mas excéntricas del pintor, como uno de los grandes terrores que ha acompañado a Dalí durante toda su vida: el miedo a las langostas. Una fobia que le sobrevino a los seis o siete años cuando capturó un pez viscoso y repugnante cuya cara era idéntica a la de una langosta.

Dalí era esbelto y apuesto, de complexión casi atlética y el pelo largo para su época. En la adolescencia, con 15 ó 16 años, su atuendo empezó a ser extravagante, propio de un dandy. Aquí Gonzalo lo ha representado, tal y cómo el lo definía, con el “uniforme de Dalí”

Un papel pintado que se imprime sobre un fondo liso no tejido para facilitar su colgado.

El papel se presentan en rollos de 53 cm de ancho por 10 metros, pudiendo así cubrir una superficie total de 5 m2.

El papel pintado se imprime sobre un fondo liso no tejido para facilitar su colgado.

Se presentan en rollos de 53 cm de ancho por 10 metros, pudiendo así cubrir una superficie total de 5 m2.