Salvador

SKU: LT41salvador

Desde 20,00 

Dalí resulta un artista fascinante, su frescura, su espontaneidad, exhibicionista y a veces hasta un poco payaso. El se describía como metafísicamente monárquico. Otros lo definían como perverso, polimorfo, anarquista, surrealista, excelso, divino, déspota supremo que rompe con todo, poseído de un delirio furiosamente dionisíaco.

Gonzalo Muiño representa en esta composición al gran artista en muchas de sus facetas, incluso hace un guiño a algunas de las anécdotas mas excéntricas del pintor, como uno de los grandes terrores que ha acompañado a Dalí durante toda su vida: el miedo a las langostas. Una fobia que le sobrevino a los seis o siete años cuando capturó un pez viscoso y repugnante cuya cara era idéntica a la de una langosta.

Tela 100% algodón orgánico de 230 gr/m2, exclusiva de La Tapicera de 140 cm de ancho y lavable. Apto para confección de ropa, cojines, tapicería, etc.

1 unidad = 1×1,40 m | La tela se envía de una pieza

Limpiar

Dalí resulta un artista fascinante, su frescura, su espontaneidad, exhibicionista y a veces hasta un poco payaso. El se describía como metafísicamente monárquico. Otros lo definían como perverso, polimorfo, anarquista, surrealista, excelso, divino, déspota supremo que rompe con todo, poseído de un delirio furiosamente dionisíaco.

Gonzalo Muiño representa en esta composición al gran artista en muchas de sus facetas, incluso hace un guiño a algunas de las anécdotas mas excéntricas del pintor, como uno de los grandes terrores que ha acompañado a Dalí durante toda su vida: el miedo a las langostas. Una fobia que le sobrevino a los seis o siete años cuando capturó un pez viscoso y repugnante cuya cara era idéntica a la de una langosta.